RSS

TISA: una sigla que promete polémica en la izquierda

06 Abr

POLÍTICA COMERCIAL

El PIT-CNT mira de reojo el acuerdo global que el gobierno evalúa con 24 países

tisa_346554

En el capítulo de la política exterior vinculada a los servicios –una de las áreas de mayor crecimiento a nivel internacional– la cancillería encuentra por estas horas el apoyo del sector empresarial y la resistencia del PIT-CNT que cuestionó que Uruguay vaya a ser parte de un acuerdo global conocido como TISA (Trade in Services Agreement).

Desde la Unión de Exportadores, su presidente Alvaro Queijo, comentó a El Observador que “todo lo que facilite el comercio es bienvenido”. “Uruguay es un país chico y debe competir”, afirmó.

Pero los trabajadores  tienen otra visión y advierten el riesgo de que el TISA abra la puerta a inversores extranjeros en las empresas públicas, el suministro de agua o las telecomunicaciones, sectores que consideran sensibles.

El TISA empezó a negociarse en 2012 y desde entonces Uruguay tuvo intenciones de participar. La aceptación llegó en diciembre pasado mientras se desarrollaban negociaciones por rondas. Entrar implica aceptar lo que ya acordaron los otros miembros, algo de lo que públicamente se sabe poco.

Se trata de un acuerdo que hasta ahora integran 24 naciones, incluida la Unión Europea, Australia, Canadá y EEUU. De la región están Paraguay, Perú, Colombia y Chile. En números, el acuerdo alcanza a una población de 1.600 millones y representa a las dos terceras partes del comercio mundial de servicios.

Actualmente, las exportaciones de servicios de Uruguay tienen como principal destino a EEUU (35%). Sin embargo, es difícil estimar el comercio de servicios, porque no hay aduanas interviniendo.

Según un informe de Uruguay XXI, las exportaciones de servicios no tradicionales superaron los US$ 1.300 millones en el año 2012.

A su vez, el sector servicios fue uno de los principales motores de la demanda y generación de empleo. Y, sobre todo, de empleo calificado que aporta alto valor agregado.

Más para ganar

Marcos Soto, senior manager de la consultora PwC, dijo a El Observador que Uruguay tiene más para ganar que lo que arriesga con el acuerdo que está en proceso.

El experto en negocios internacionales se preguntó si Uruguay pretende o no ser un país insertado en el mundo. “Inserción no implica ceder soberanía ni autonomía”.

“Implica intercambiar, en este caso servicios”, explicó. “Si nos colocamos en la cabeza de los diversos agentes localizados en los países que integran este acuerdo ¿qué es más interesante: que una empresa uruguaya de servicios pueda acceder a mercados de cientos de millones de personas, o que una empresa de un país extranjero acceda a nuestro mercado local? Siguiendo ese razonamiento, es altamente probable que resulte mucho más beneficioso que nuestras empresas consigan colocar el trabajo uruguayo en el exterior que viceversa, dado que el mercado local no resulta de relevancia”, opinó.

Soto reconoció que en el TISA  puede haber países o bloques “con una posición dominante” como EEUU o la Unión Europea. “Pero también encontramos países en una posición similar a la de Uruguay, como es el caso de Costa Rica o Suiza, que en cierta medida son competidores para la prestación internacional de servicios no tradicionales”. Los servicios no tradicionales excluyen al turismo y al transporte; refieren a los call centers; los de back office; desarrollo de software; educación y los financieros, entre otros.

Desde la cancillería uruguaya se informó a El Observador que el TISA permitirá, por ejemplo, a empresas de países miembros participar en licitaciones de compras estatales uruguayas, y a empresas locales competir en licitaciones de esos países. Algo similar podría pasar con las telecomunicaciones.

El comercio de servicios crece a un ritmo más fuerte que el de bienes y la demanda se triplicó en los últimos 10 años, según PwC.

En ese contexto, Uruguay logró posicionarse como proveedor de servicios globales. Montevideo figura en el puesto 36 a nivel mundial como destino preferido para instalar empresas que presten servicios globales según la consultora internacional Tholons.

Y de acuerdo al ranking de Gartner, Uruguay integra “la lista corta” de 30 países preferidos en la materia.

El exportador Queijo afirmó: “Cuantos más acuerdos se tengan mejor, pero la base debe ser la competitividad local para poder salir a otros mercados”. Por esa razón, y con una visión más proteccionista, es que el PIT CNT entiende que lo que está en juego es “la soberanía nacional”, según informó el semanario Búsqueda.

Los dirigentes de la central explicaron su posición al presidente Tabaré Vázquez y lo harán también al canciller Rodolfo Nin Novoa.

Los trabajadores, luego de ver que Vázquez “se sorprendió” al escucharlos, según contó el dirigente Ismael Fuentes, reforzaron su idea de que el acuerdo se negoció en forma “secreta”. Desde la cancillería se negó el carácter secreto y aceptan que se hizo en forma “reservada”, según fuentes diplomáticas.

Acuerdo presiona a Organización de Comercio

Técnicamente el TISA se negocia en forma paralela a la Organización Mundial del Comercio (OMC) pero vinculado a ese organismo. La Ronda Doha de la OMC continúa trancada desde hace años por lo que un avance en el TISA puede ser un elemento de presión para destrabar la negociación y liberar el comercio multilateral.

La Comisión Europea informó que el TISA apunta a la apertura de los mercados y mejorar las normas en áreas como la concesión de licencias; los servicios financieros; las telecomunicaciones; el comercio electrónico; el transporte marítimo, y para los profesionales que temporalmente van al extranjero a trabajar.

http://www.elobservador.com.uy/noticia/301966/tisa-una-sigla-que-promete-polemica-en-la-izquierda/

 
Comentarios desactivados en TISA: una sigla que promete polémica en la izquierda

Publicado por en 6 abril, 2015 en Comisión Prensa y Propaganda

 

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: