RSS

FUS denuncia “terrorismo verbal” de patronales y evalúa paro general

03 Ago

Bermúdez pidió al Ejecutivo intervenir antes que el Sistema de Salud se vaya “al demonio”.

 jorge-bermudez2

El Consejo Central de la Federación Uruguaya de la Salud (FUS) evaluará este viernes convocar a un paro nacional de 24 horas y una campaña pública de denuncias para la segunda quincena de agosto. El motivo de este inminente conflicto tiene que ver con una serie de anuncios formulados por parte de voceros de mutualistas de recortar la prestación de servicios a usuarios y reducir puestos de trabajo si el Poder Ejecutivo no aumenta el valor de las cápitas que cobran las instituciones de salud.

En diálogo con LA REPÚBLICA, el secretario general de la FUS Jorge Bermúdez salió al cruce de los anuncios que calificó de “amenazas” y de “chantaje” y demandó la inmediata intervención del Poder Ejecutivo porque “el Sistema Nacional Integrado de Salud, una de las reformas emblemáticas de estos diez años de gobiernos progresistas, se va a ir al demonio”.

Acuerdo sin empresas

Ayer, en la sede del MSP, se firmó el acuerdo que pone en práctica los cursos de capacitación para casi 50 mil trabajadores médicos y no médicos. El objetivo es promover una mejora en la atención a los usuarios, según lo establecido el 30 de setiembre de 2015, por el MSP, el Ministerio de Economía, los trabajadores médicos y no médicos y las empresa mutuales.

A cambio de ello, se acordó el pago de las partidas salariales, la primera en enero de 2017 y la segunda en enero de 2018 para los trabajadores que hayan realizado esos cursos. Bermúdez lamentó que a la reunión de ayer no asistieran las mutualistas. “Las patronales anunciaron por nota al Poder Ejecutivo que no iban a participar en esta reunión hasta que el Poder Ejecutivo no les aumente el valor de las cápitas que cobran las instituciones de salud”, afirmó.

Las cápitas son los aportes que el Fondo Nacional de Salud le paga a cada institución según el número de afiliados que tiene y se ajustan por edad y por sexo.

Bermúdez cuestionó que en los últimos días, “han salido voceros de las patronales a decir cosas tremendas que uno no da crédito”. Por ejemplo, “sale en Rocha uno de ellos hablando para un canal de TV de alcance nacional que amenaza con que peligran las fuentes de trabajo si no se aumentan las cápitas a las mutualistas”.

“Y después sale en Montevideo en un programa de alcance nacional un representante de las mutualistas que además es abogado, que no sabe nada de salud, un hombre que asesoraba a cámaras inmobiliarias y ahora asesora a instituciones de salud. Y llegó a decir que el sistema de salud estaba mejor antes del Fonasa que ahora”, afirmó. Recordó que “antes del Fonasa, entre 2000 y 2004, cerraron 8 mutualistas; se perdieron miles de puestos de trabajo no médicos y de trabajo médicos en todo ese proceso; además 40% de los afiliados eran de la vieja Disse y el 60% privados; hoy el 80% son afiliados al Fonasa.

O sea, toda esa plata, todos los meses está bien guardadita para las instituciones, pero a su vez, por cosas como la llamada sobrecuota inversión que es lo que la Junta Nacional de Salud le da a las instituciones para que supuestamente mejoren su calidad asistencial”. Además, “el 90% de esa sobre cuota para inversión, mejora y equipamiento y construcción de edificios, lo pone el Estado, y el 10% las instituciones”. “Entonces ¿dónde está la crisis?”, se preguntó. “Porque hablan de que el no aumento de las cápitas desembocará en una crisis del mutualismo; lo han dicho en radios y diarios, ¿dónde está la crisis?”.

“Porque mientras eso pasa, hay gerentes de mutualistas que ganan un millón de pesos por mes. El asesor de las mutualistas de Montevideo amenaza con que si no aumentan las cápitas van a recortar los servicios de salud a la población. ¿Es normal que alguien le diga a los usuarios de las mutualistas que además pagan por ser atendidos que le van a cortar los servicios a ellos si el gobierno no les aumenta las cápitas?

¿Qué culpa tiene un jubilado, qué culpa tiene una embarazada, un trabajador, que cuando va a una mutualista si va de urgencia a veces espera hasta seis horas para que lo atiendan? ¿o que espera dos meses para que lo vea un traumatólogo, o cualquier otro especialista, o que tiene que ir con dos mil pesos en el bolsillo para pagar los tickets y las ordenes y si no no lo atienden?. ¿Qué culpa tiene que por una disputa que tienen con el gobierno las empresas de salud aun le reduzcan más la atención que le brindan?. Nunca escuchamos eso en el Uruguay, nos parece un disparate.

Nos parece que el gobierno debería alarmarse como nos alarmamos los trabajadores porque es una amenaza a la salud de la población”, afirmó el dirigente. Adelantó que “el Consejo Central de la FUS se reunirá el viernes, y vamos a proponer que se le envíe al presidente doctor Tabaré Vázquez una carta no para pedirle una reunión sino para hacerle ver esta situación (ver nota aparte). Nos preocupa en qué manos está hoy la salud de los uruguayos en el sistema mutual, si un abogado es capaz de determinar qué tratamiento se le va a dar o no a una persona de acuerdo a si le aumentan o no las cápitas el gobierno”.

“Nos parece que desnuda el carácter ultramercantilista de quienes dirigen las mutualistas pero además hay empresarios de salud que ganan un millón de pesos por mes que invierten en compra de campos, son productores sojeros, que invierten en departamentos en Miami, eso pasa hoy en el Uruguay. ¿dónde está la crisis del mutualismo?”. Agregó que, “de ninguna manera, podemos permitir que un empresario de la salud de Rocha salga a decir en un canal de TV que peligran los puestos de trabajo. Ese verso a nosotros no.

Este no es el Uruguay de 2002, es el Uruguay de 2016 y estoy convencido que hay empresarios de salud que quieren que el Uruguay vuelva a ser el de antes de 2005, es decir, que no haya negociación colectiva, que no haya consejos de salarios, y por lo tanto que no haya convenios colectivos a los cuales respetar.

Pero en el Uruguay de 2016, los convenios colectivos se respetan también por eso estamos en conflicto con las patronales. Y lejos de levantar el conflicto como en la dirección nacional de la FUS definió hace cuestión de 20 días, si efectivamente se llegaba a un acuerdo que llevara adelante los cursos de capacitación”.

Paro de 24 horas

“Nosotros vamos a proponer y vamos a estudiar un paro de 24 horas para la segunda quincena del mes de agosto como respuesta a esta situación de las patronales pero mientras tanto vamos a recorrer el país y en entrevistas como esta vamos a denunciar lo que están haciendo las mutualistas. amenazando a los trabajadores, pero amenazando a los usuarios también, utilizando una estrategia de terrorismo verbal”.

“Realmente no entendemos cómo se puede llegar a dislates de este tipo. Ante esta situación, dijo, “en la que abogados pueden decidir cual es el tratamiento de salud más adecuado que va a recibir la población”, el Poder Ejecutivo “debería intervenir rápidamente porque el Sistema Nacional Integrado de Salud se está desvirtuando, y una de las reformas emblemáticas de estos diez años de gobiernos progresistas se va a ir al demonio por la voluntad de que la empiecen a dirigir las políticas de salud empiecen a dirigir gente que no son médicos”.

En relación a lo ocurrido ayer en la sede del Ministerio de Salud Pública con la no presencia de las empresas, Bermúdez afirmó que el acuerdo “es válido en todos sus términos”. “Si el Poder Ejecutivo lo firmó, si el Sindicato Médico lo firmó y los trabajadores lo firmamos, es válido”, agregó.

Por otro lado, dijo que “Las patronales si no lo quieren cumplir, no solo van a incumplir de palabra un convenio que está firmado (porque) van a incumplir un segundo convenio que está firmado en el día de hoy (por ayer)”. Pero advirtió: “Van a tener una espalda muy ancha para sostener dos frentes por violar la negociación colectiva en el Uruguay y por amenazar a la población usuaria con recortar las prestaciones”.

“Entonces, capaz que las empresas creen que tienen mucha espalda; a nosotros nos parece una grosería inadmisible y un acto de terrorismo verbal brutal decir que los puestos de trabajo están en peligro y decir que les van a recortar la salud a la población si el gobierno no les aumenta las cápitas. Sería como si un dirigente sindical dijera: mañana vamos a hacer un paro y no vamos a atender absolutamente a nadie. Es un disparate que jamás haríamos.

El Uruguay tiene problemas, la economía se desaceleró, tenemos diferencias con el gobierno, pero en ningún momento vamos a tener diferencias en cuanto a cómo tratar la salud de los uruguayos. Por eso, este convenio de capacitación apunta a lo mismo, a mejorar la calidad de la atención que se brinda, pero es muy difícil que los trabajadores apostemos a mejorar la calidad de atención que se brinda con cursos de capacitación cuando quienes dirigen o quienes representan a los que dirigen las mutualistas dicen disparates tan grandes”.

FUS denuncia “terrorismo verbal” de patronales y evalúa paro general

Anuncios
 
Comentarios desactivados en FUS denuncia “terrorismo verbal” de patronales y evalúa paro general

Publicado por en 3 agosto, 2016 en Comisión Prensa y Propaganda

 

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: