RSS

Entre cloacas y monos: los otros operativos de Bomberos

03 Feb

Además de apagar incendios, realizan tareas poco convencionales que han dado lugar a increíbles historias

otros-bomberos

Lo que no hace nadie, lo hacen los bomberos. Esa es una frase muy repetida a la interna de la institución y que, a juzgar por los hechos relatados por los efectivos, se ajusta bastante a la realidad. Este jueves, los funcionarios de la ciudad de Castillos, en Rocha, recibieron una de esas llamadas poco convencionales.
A las 3.30 de la mañana, una señora les pidió ayuda por la presencia de “un lagarto grande” en su patio. Los bomberos concurrieron y constataron que en realidad se trataba de un yacaré de dos metros y 13 centímetros de longitud. Julio Acosta, el jefe de Bomberos en Castillos, contó a Telenoche que el animal opuso resistencia, pero finalmente pudieron controlarlo. Será trasladado a la reserva de Santa Teresa.
Este es tan solo un ejemplo que demuestra que los bomberos realizan tareas que van mucho más allá de la extinción de incendios o el rescate de personas atrapadas en accidentes de tránsito. La gran mayoría de las veces esas acciones ocurren en silencio, lejos de las cámaras de televisión.
El director nacional de Bomberos, Leandro Palomeque, repasó algunos casos curiosos, que por momentos parecen sacados de las películas de acción. En 2004, una familia montevideana que vivía en un apartamento ubicado a media cuadra de la calle 8 de Octubre llamó a pedir ayuda porque el mono que tenían como mascota estaba rompiendo todo lo que estaba a su alcance.
El animal solía ser muy tranquilo, pero de un momento a otro cambió radicalmente su actitud y se tornó muy violento. Asustados, los dueños de casa dejaron el lugar y esperaron a los bomberos. Tres efectivos subieron al apartamento y comenzaron a correr al mono por la casa. No había ni un solo cuadro ni un jarrón sano. La casa era un caos.

“El mono a través de una ventana saltó hacia un árbol y descendió a la calle. Atrás del mono, saltó uno de los bomberos”, recordó Palomeque.

Los otros utilizaron las escaleras y los tres comenzaron a perseguir al animal por 8 de Octubre, ante la incrédula mirada de la gente. El mono corría a gran velocidad hasta que quedó atrapado detrás de un ómnibus.

“Era un mono de 40 o 50 centímetros de altura. Se puede decir: ‘era chico’. Pero no, era un señor mono”, dijo el jerarca. “Mete miedo un mono malo”, agregó.

Luego que lograron capturarlo, la incógnita era a dónde llevarlo. Finalmente, el animal pasó la noche en el cuartel y al otro día fue conducido al zoológico de Villa Dolores. “Aquella noche, el mono compartió la guardia con nosotros”, recordó el jerarca.

Entre cloacas y cadáveres

Cuando Montevideo es sede de cumbres internacionales, las delegaciones suelen negociar por lo bajo los asuntos a resolver. Mientras eso sucede, los bomberos deben afrontar otra tarea.
Debido a los protocolos de seguridad, cuando llegan presidentes o autoridades internacionales, los funcionarios deben recorrer las cloacas de Montevideo para verificar que no haya explosivos, personas escondidas o túneles secretos. Por esa y por otras tareas, los bomberos suelen tener que lidiar con las ratas de la ciudad subterránea. “Hemos pasado semanas debajo de las cloacas”, dijo Palomque.
Otra función difícil de enfrentar por razones de salubridad es el levantamiento de cadáveres que están en un avanzado estado de descomposición. En ese sentido, Palomeque informó que han llegado a tener que manipular cuerpos que llevan hasta tres meses sin vida. “Están prácticamente momificados”, narró.

Lea también: Bomberos de élite: el equipo especializado para los casos de derrumbe

El proceso siempre es similar. Alguien llama a denunciar que hay un olor desagradable en la zona y hacia allí deben ir los bomberos. El levantamiento de los cuerpos no lo quiere hacer ni la Policía, ni las empresas fúnebres ni los funcionarios municipales, razón por la cual la tarea recae en los efectivos de Bomberos.
Palomeque contó que suelen llamarlos a ellos con el argumento de que cuentan con el equipamiento adecuado aunque, según dijo, eso no es cierto. Es más, ni siquiera reciben las partidas extras por insalubridad, como sí lo hacen otros tipos de trabajadores que deben lidiar con cadáveres.
Otra función engorrosa que los bomberos enfrentan con frecuencia es la búsqueda de cuerpos en canteras, tajamares, cañadas y arroyos. Se trata de zonas donde no hay cobertura de la Prefectura y, en consecuencia, la responsabilidad recae sobre los bomberos.
Palomeque informó que la mitad de las personas que se ahogan en Uruguay lo hacen en este tipo de espejos de agua, sin que nadie se entere. En esos casos, los efectivos trabajan en el rastreo de los cadáveres con botes y ganchos. El promedio de búsqueda es de 72 horas, aunque han llegado a estar cinco o seis días.
Otra llamada característica que atienden los bomberos de todo el país proviene de las emergencias móviles. Cuando llegan a la casa de una persona obesa, los trabajadores solicitan la ayuda de los efectivos para subirlos a la camilla y poder transladarlos hacia el hospital. Palomeque narró que han tenido que romper puertas porque en algunos casos quienes necesitan ayuda pesan alrededor de 200 kilos.
Anuncios
 
Comentarios desactivados en Entre cloacas y monos: los otros operativos de Bomberos

Publicado por en 3 febrero, 2017 en Comisión Prensa y Propaganda

 

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: