RSS

CONSUMO La moderación de la inflación desde una feria de Montevideo

08 Mar

El abaratamiento de las frutas y verduras impulsó a la baja la evolución de los precios

“Vecino, vecina: ¡queda fruta buena y barata!”. Es martes de mañana y en la feria de Martínez Trueba y Maldonado los vendedores intentan atraer clientes apelando a los bajos precios de las frutas y algunas verduras. “Nunca hubo un año tan bueno”, comenta a El Observador uno de los feriantes, y agrega que esa buena racha comenzó a fin del año pasado. En eso una señora se arrima a su puesto en busca de bananas y manzanas y por $ 72 compra un kilo de cada una.
Esa bolsa de frutas que se lleva la señora ayuda a explicar el último dato de inflación, que cerró el año a febrero con un aumento de 7,09%, muy cerca del rango meta que se propuso el gobierno al comenzar su período (3% a 7%).
Los alimentos no elaborados –en particular las frutas y verduras– ayudaron a moderar el ritmo de aumento de la suba de precios. Mientras que en enero el aumento interanual de esa categoría había sido de 5,4%, en febrero la suba fue de apenas 1,7% respecto a igual período en 2016.
Esa diferencia en los precios respecto al año pasado se explica –en buena parte– por el clima. La temporada pasada estuvo marcada por un exceso de lluvias que afectó los procesos productivos y redujo seriamente la oferta de frutas y verduras en el primer semestre de ese año. Un clima más propicio para la granja en esta temporada derivó en mejores cultivos, tanto en cantidad como en calidad.
Si se cuenta solo la variación en el último mes, el precio de las frutas bajó 12,4%. Dentro de ese grupo hubo productos con comportamientos dispares: mientras que el precio de las manzanas disminuyó 27,3%, los limones aumentaron 20,6%.
Una manzana en la feria ronda hoy los $ 30 el kilo, lo que la convierte en una de las favoritas del consumidor. En términos interanuales, el precio del kilo tuvo un descenso de 55%, según el último informe del Observatorio Granjero que corresponde a la primera semana de marzo. El kilo de naranjas también se abarató considerablemente. El precio de venta al público está en el entorno de $ 20, que es el 70% menos que el año pasado.
El que quiera verde que le cueste
Los precios de las legumbres y hortalizas disminuyeron a un menor ritmo que los de las frutas, especialmente debido a problemas en la oferta de algunos cultivos. Las altas temperaturas de las últimas semanas atentaron contra la calidad de las hortalizas y eso impulsó al alza los precios de algunos verdes.
De eso se queja una vecina en la feria, mientras se debate qué verduras añadirá a su surtido. El feriante, que guía a la señora en su compra, resume en ocho palabras la teoría de la oferta y la demanda: “Verde hay poco; y si no hay, vale”. La lechuga, la espinaca y la acelga están relativamente más caras, al igual que el tomate, cuyo precio aumentó 40% en el año cerrado a febrero y se comercializa a $ 45 el kilo.
Sin embargo, algunas verduras siguieron la senda de las frutas y se abarataron. El morrón, por ejemplo, oscila entre $ 40 y $ 60 el kilo y ya no es objeto de conversación entre los vecinos, como ocurría a mediados del año pasado cuando alcanzó su máximo histórico de $ 200.
Otros alimentos que sufrieron un descenso en el precio son los boniatos, que registraron una baja de 37% interanual, y las papas, que están 7% más baratas que hace un año.

Demanda

Aunque los precios son más bajos, no todos los feriantes coinciden en que eso haya repercutido en un aumento considerable de la demanda. “Está igual que siempre”, afirma un vendedor y para ilustrarlo señala el puesto que tiene en frente: “Mirá ahí, están parados”.

Otros son más optimistas y afirman que los buenos precios están llevando gente de los supermercados a las ferias. “De cada diez vecinos, solo uno va al supermercado a comprar fruta. Los otros nueve están viniendo a comprarlas acá”.

Gracias al dólar

Otro elemento que explica la moderación de la inflación es la baja del dólar. Si se compara la cotización de la moneda estadounidense en el promedio de febrero con la de igual período del año pasado, la caída asciende al 10,4%.
Eso se refleja en el comportamiento en el precio de los bienes y servicios transables –aquellos que se comercializan con el exterior y, por lo tanto, sus precios están afectados por el tipo de cambio. Ese componente de la canasta de consumo se encareció 5,2% durante los últimos 12 meses, mientras que a enero acumulaba una suba de 7,6% interanual.
Anuncios
 
Comentarios desactivados en CONSUMO La moderación de la inflación desde una feria de Montevideo

Publicado por en 8 marzo, 2017 en Comisión Prensa y Propaganda

 

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: