La Universidad de la República (Udelar) reunió en la tarde del lunes un comité de crisis académico, integrado por autoridades e investigadores de las facultades de Medicina, Ciencias, Química, Enfermería y el Institut Pasteur, para determinar las formas de colaboración desde la institución en relación con la emergencia nacional decretada a raíz del brote de Covid-19. Según explicó el rector de la Udelar, Rodrigo Arim, a la diaria, la institución está trabajando en tres direcciones: el desarrollo de un test de diagnóstico para detectar el SARS-Cov-2, la ampliación de las capacidades de internación del Hospital de Clínicas y el desarrollo, en clave de extensión, de mecanismos de contención ante las medidas de aislamiento social.

Sobre el primer punto, Arim informó que la Udelar “está en condiciones de desarrollar test de diagnóstico a partir de investigaciones ubicadas en las facultades de Ciencias, Medicina y el Institut Pasteur, trabajando en forma conjunta”, y el lunes el Ministerio de Salud Pública (MSP) “aceptó trabajar en esta dirección”. Todavía no está claro cómo se concretará el acuerdo entre la Udelar y el MSP, pero el rector señaló: “Veremos las formas, pero la voluntad de la Universidad es colaborar con el país en esta situación, para que esté al alcance de la sociedad y que no implique un proceso de privatización del diagnóstico, cosa que ya está sucediendo hoy. Es en un sentido de política pública: la disponibilidad de test cuando los médicos lo consideren pertinente tiene que ser un bien público, y acordamos con el MSP avanzar rápidamente en esto”. Esto podría implicar un acuerdo con el conglomerado brasileño Fiocruz, una institución pública de desarrollo científico y tecnológico.

También este lunes hubo reuniones entre el rector y la dirección del Hospital de Clínicas para determinar planes de contingencia para “expandir rápidamente nuestras capacidades de internación”, expresó Arim, y contemplar la posibilidad de aumentar la internación, con distintos niveles de severidad, de pacientes con Covid-19, la enfermedad que desarrolla este nuevo coronavirus.

La tercera línea de trabajo de la Udelar implica “desarrollar desde una lógica de extensión universitaria mecanismos de contención que vayan al encuentro de situaciones sociales que son complejas, que tienen que ver con el aislamiento”, contó el rector, que añadió que esta pandemia “puede generar vínculos societales más débiles, y la Udelar puede también colaborar en el sentido de mitigar o ayudar a procesar la situación de una manera más sana y razonable en todos los estratos, en particular entre aquellos que están en situación de vulnerabilidad”, por ejemplo, la población envejecida.

Arim recordó, además, que la Udelar suspendió sus clases y todas las actividades que puedan implicar aglomeraciones, y que se está trabajando en la reprogramación de cursos y en la habilitación de plataformas digitales “para desarrollar aprendizajes en una hipótesis de no reinicio inmediato de las clases”. El rector mencionó que “no es de esperar que en las próximas dos semanas se resuelva la situación en un sentido de reintegrarnos a las actividades universitarias”, pero añadió que “tampoco hay que pensar en un escenario terrible en que no nos reintegremos en todo el año, más bien en procesos de adaptación a la situación y que, progresivamente, a medida que se logre ir conteniendo y mitigando la expansión del coronavirus, podamos ir también normalizando estos procesos de aprendizaje e investigación”.