RSS

Archivos diarios: 6 mayo, 2020

Niegan pedido de COFE de faltar al trabajo por tener niños a cargo


El gobierno rechazó un planteo de COFE para contemplar a padres de niños menores de 12 años que tienen que volver a trabajar de forma presencial y no tienen con quién dejar a sus hijos.

El Poder Ejecutivo y COFE acordaron un instructivo para el regreso progresivo de la actividad presencial en oficinas estatales. Foto: Francisco Flores

La “nueva normalidad” supone no solo el regreso de miles de trabajadores a sus oficinas, también implica pensar en quién cuidará de los más pequeños en casa.

Esta fue justamente una de las propuestas que la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE), elevó al Poder Ejecutivo en medio de las negociaciones para el reintegro laboral en oficinas públicas.

Sin embargo, la solicitud fue rechazada por Presidencia, informaron fuentes del gobierno a El País. La propuesta buscaba “tener consideración” con los padres que tienen hijos menores de 12 años a su cargo, dado que las clases aún no se inician en todo el país como consecuencia de la propagación del coronavirus.

Ayer el gobierno presentó el instructivo general para el reintegro progresivo en la Administración Central que acordó con COFE luego de la suspensión de varios servicios presenciales.

Fuentes del gobierno informaron a El País que los dirigentes pidieron que se contemplara la situación de aquellos funcionarios que tienen hijos menores de 12 años a cargo y que no tienen con quien dejarlos. Pero “eso el gobierno no lo llevó porque se abría la caja de Pandora”, indicó una fuente.

Sin embargo, esta no fue la única propuesta que el gobierno no le llevó a COFE. Tampoco aceptó su planteo para que mayores de 60 años no concurran a trabajar y, en su lugar, determinó que eso ocurrirá solo para aquellos funcionarios mayores de 65 añosmujeres embarazadas y menores de edad con patologías concretas.

De todas maneras, en COFE saludaron ayer haber alcanzado un acuerdo que permita de forma gradual, volver a la normalidad en las oficinas estatales de todo el país .

En una conferencia de prensa, el presidente de COFE, Martín Pereira, dijo ayer que se trata de “una conquista que va a darle tranquilidad a los trabajadores y va a ser una herramienta para que el reingreso paulatino a los distintos organismos del Estado se dé con la seguridad para el trabajador, los usuarios y sus familias”.

Para el secretario general, José Lorenzo López, es el Poder Ejecutivo junto con cada jerarquía quien marcará el cronograma de reintegro. “Lo que sí exigimos fue tener este protocolo que determina elementos que para nosotros son fundamentales”, agregó.

Por su parte, el director de la Oficina Nacional del Servicio Civil (ONSC), Conrado Ramos, dijo a El País que considera que “habrá margen para contemplar” en la Administración Pública aquellos casos en los que los funcionarios que tienen niños a su cargo tengan que trabajar a distancia. El jerarca sostiene que la medida no implica que “vuelvan todos (los trabajadores) en masa, justamente, se sigue instando al teletrabajo, a la rotatividad, a la venida escalonada de los funcionarios, lo que no debería interpretarse de que esto es una vuelta masiva a las oficinas”.

La medida obedece a que el gobierno no detectó ningún caso positivo de COVID-19 en los 430 trabajadores de la construcción que fueron testeados de forma aleatoria la semana pasada, luego de permitir la reactivación de la construcción.

Es que el presidente de la República Luis Lacalle Pou señaló la semana pasada que en función del testeo de los trabajadores de la construcción, se retomaría o no la atención progresiva en la Administración Central. Desde marzo cuando el Poder Ejecutivo detectó los primeros casos de coronavirus en Uruguay, el gobierno definió la suspensión de las actividades presenciales en oficinas públicas. Y si bien, en varias instituciones, como por ejemplo, el BPS, la atención presencial nunca se interrumpió, sí hubo una merma en los servicios brindados cara a cara.

En su lugar, los directorios de las respectivas instituciones decidieron rotar a su personal y apelar al teletrabajo para disminuir la probabilidad de contagio, no solo entre sus funcionarios, sino incluso en el contacto con el público que realiza los trámites.

Tapabocas, mamparas y ventilar las oficinas son algunas de las medidas

En el instructivo para el retorno al trabajo se establecen las pautas generales que de ahora en más deberán cumplir todas las oficinas públicas. Asegurar la prestación de la totalidad de los servicios, cerrar y desinfectar la oficina en caso de confirmarse un caso positivo de COVID-19 y evitar la aglomeraciones, son solo algunas de las nuevas disposiciones.

Las autoridades de las instituciones públicas deberán prever regímenes de turnos rotativos, horarios de inicio y finalización de la jornada laboral escalonados para “contemplar las normas de distanciamiento dentro de los lugares de trabajo”. Paralelamente, dentro de oficinas y demás lugares cerrados, deberá mantenerse siempre una distancia mínima de dos metros entre posiciones de trabajo, ventilar los ambientes de manera regular, al menos una vez por hora y usar tapaboca todo el tiempo, cuando el lugar se encuentre cerrado.

A su vez, cuando se haga uso de ascensores, quienes viajen deben hacerlo con tapaboca y no debe haber más de dos personas juntas dentro del mismo, señala el instructivo. También aclara que “el espacio mínimo por cada dos trabajadores deberá ser de 10 m2, salvo que exista separación física dentro de la sala” y se establecen nuevas pautas al momento de atender al público.

En este caso, “se exigirá el uso obligatorio de tapaboca para los usuarios y público en general que concurra de forma presencial. Se deberá considerar la utilización de barreras físicas según las características de las tareas (mamparas de materiales transparentes o protección facial, cintas separadoras para establecer la distancia, y comunicación visual en el piso en lugares donde se realizan filas)”, agrega el documento.

 
Comentarios desactivados en Niegan pedido de COFE de faltar al trabajo por tener niños a cargo

Publicado por en 6 mayo, 2020 en Comisión Prensa y Propaganda

 

La inflación superó los dos dígitos en abril y pone presión a la negociación salarial


En abril la inflación acumulada llegó a 10,86% y se acerca al 12% que haría ejecutar una cláusula gatillo para renegociar entre trabajadores y empresarios.

Negociación colectiva

En abril por la suba de las tarifas públicas y de los precios de la canasta de alimentos y bebidas, la inflación mensual se ubicó en 2% y en el acumulado a 12 meses llegó a 10,86%. Así la variación del Índice de Precios del Consumo (IPC) alcanzó un máximo en casi cuatro años (había sido 10,94% en los 12 meses a junio). En 2016, la inflación estuvo en dos dígitos desde los 12 meses a febrero hasta los 12 meses a julio (10,05%).

A su vez, según lo divulgado ayer por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en los primeros cuatro meses de 2020 la inflación fue de 6,17%, el mayor registro para un cuatrimestre inicial del año desde 1997 —cuando fue 6,46%—.

Con este panorama, según los analistas, se abre un dilema para el gobierno, empresarios y sindicatos referido a los convenios laborales. Por un lado, por la situación del coronavirus está la idea de que los más de 150 convenios salariales que vencen a mitad de año sean prorrogados hasta 2021 —lo planteó el Pit-Cnt y está a estudio de los otros actores—, pero por otro esos acuerdos incluyen una cláusula gatillo que obliga a convocar a las partes a negociar cuando la inflación supere el 12% o estipula de forma automática una compensación.

El presidente de Fuecys (sindicato del comercio) y dirigente del Pit-Cnt, Fabio Riverón, dijo a El País que la mayoría de los convenios tienen la primera de estas opciones. Explicó que el 30 de junio vencen los acuerdos de “una masa importante de trabajadores”, incluyendo a la construcción, los supermercados y tiendas, entre otros.

“La inflación hoy es más alta que cuando negociamos. La cláusula gatillo estipula que cuando la inflación supera el 12% las partes deben ver qué pasó para que se dispararan los precios”, señaló Riverón. Agregó que a ese escenario se puede llegar en los próximos meses al haber ya en abril una inflación de dos dígitos.

“Hay acuerdo en que hoy no hay condiciones para la negociación colectiva por la crisis sanitaria”, entonces el Pit-Cnt pide al gobierno convocar el Consejo Superior Tripartito, para definir si se extienden los convenios vigentes y qué ocurre con la cláusula gatillo, informó el dirigente sindical. Dijo que si el Ministerio de Economía presenta informes para que el umbral no sea 12% sino más alto, sería un tema a ver en la mesa de negociación.

Ayer en Twitter el economista Javier De Haedo dijo que “en el contexto actual pretender corrección o gatillo es asegurar todavía más desempleo”. Sostuvo que espera que las tres partes “sean más flexibles que el instrumento, rígido”.

¿Por qué aumentó la inflación en abril?

Según el reporte del INE, la categoría alimentos y bebidas no alcohólicas creció en el mes 4,44% y explicó 1,22 puntos porcentuales del IPC. A la interna, los mayores aumentos fueron de legumbres y hortalizas (9,97%), aceites y grasas (8,37%) y leche, quesos y huevos (6,38%).

La segunda categoría con mayor incremento fue vivienda, que subió 4,43% en el mes y significó 0,60 puntos porcentuales. La suba de tarifas públicas que definió el gobierno generó un alza de 10,7% en agua corriente, de 10,49% en electricidad y de 9,83% en el gas por red.

El economista Aldo Lema puntualizó en Twitter que “el IPC de 2% en abril estuvo influido por el alza de precios administrados (tarifas) y volátiles (frutas y verduras), pero también por una aceleración de la inflación subyacente (núcleo), sobre todo asociada a los alimentos”.

Mientras que el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) analizó que “el componente tendencial o subyacente del IPC —que excluye a los rubros cuyos precios son muy volátiles o administrados por el Estado, a efectos de brindar información más estable y fiel a las dinámicas de fondo del sistema de precios— se mantuvo estable en términos interanuales, variando en apenas 0,01 puntos porcentuales para situarse en el 8,63%, luego de registrar una inflación mensual del 0,85%”.

Al tiempo que “el componente residual, constituido por los rubros excluidos del componente tendencial, arrojó una inflación mensual del 5,14% y un crecimiento de 6,52 puntos porcentuales de la inflación interanual, que se encuentra en el 17,20%”.

La evolución de la inflación tendencial “esconde aumento en el sector transable y caída en el no transable”. La primera, que recoge las variaciones en los precios de los bienes y servicios no comercializables con el exterior, aumentó en 2,8 puntos porcentuales en términos interanuales, y la segunda creció 0,6 puntos porcentuales.

“Ambas variables estuvieron influidas por los precios más erráticos y las subas tarifarias. Si se toman solamente los rubros que pertenecen al componente tendencial, se encuentran variaciones de 1,9 puntos porcentuales y -1,4 puntos porcentuales para inflación transable y no transable respectivamente, lo que explica la estabilidad de la inflación tendencial a nivel agregado”.

El Cinve adelantó que próximamente corregirá al alza sus proyecciones de inflación para el resto del año.

https://negocios.elpais.com.uy/noticias/inflacion-supero-digitos-abril-pone-presion-negociacion-salarial.html

 
Comentarios desactivados en La inflación superó los dos dígitos en abril y pone presión a la negociación salarial

Publicado por en 6 mayo, 2020 en Comisión Prensa y Propaganda

 
 
A %d blogueros les gusta esto: