RSS

La huelga


1. ¿Qué es la huelga? 
2. ¿Cómo hacer una huelga? 
3. Lo que hay que tener en cuenta para asegurar 
el éxito de la huelga

La huelga

1. ¿Qué es la huelga?
Es una de las herramientas más importantes con que cuentan los trabajadores para lograr conquistas. Ya sea legal o ilegal esta forma de conflicto consiste en que los trabajadores paran, no trabajan, y con ello producen un perjuicio al patrón, porque este vive de la explotación ajena. Si el trabajador no trabaja el patrón no gana plata.
Entonces objetivo es parar la producción o pararla de tal manera que le produzca un daño importante al patrón. Una huelga que no para la producción y la empresa sigue funcionando normalmente o casi normalmente, no tiene ningún sentido. Muchas huelgas parten con unos cuantos compañeros en la calle mientras adentro se sigue produciendo de lo lindo. Si uno no tiene ropa para parar la producción es preferible no hacer una huelga, porque los costos van a ser mayores que los beneficios. Hay que hacer bien la huelga y para eso hay que prepararse.
Históricamente la huelga ha sido una de las formas de lucha más efectiva. Es un instrumento eficaz a la hora de presionar a los patrones si se lleva a cabo en forma organizada y participativa. Requiere de mucho compromiso de las y los trabajadores, de una buena planificación, de objetivos claros a la hora de establecer las demandas y de resguardos para los participantes del conflicto, pues los empresarios no escatimarán esfuerzos para aniquilar el movimiento, a sus integrantes y al sindicato.

2. ¿Cómo hacer una huelga?
La huelga no la hacen los dirigentes, la hacen todos los socios. Debe ser decidida por todos los integrantes del sindicato, pues para su éxito se requiere la participación organizada y activa de todos y de todas. Tenemos que saber en qué parada económica y política está la empresa, qué recursos podría usar el empleador para destruirla y qué puntos se deben ganar y cuáles se pueden negociar.
Antes de decidir una huelga, tenemos que cachar cuáles son las demandas e inquietudes de las y los trabajadores, ya sea por medio de reuniones, talleres, o grupos de estudio. Aquí, una vez más la asamblea es fundamental. Preparar bien una huelga nos exige una vida sindical activa y democrática. Pero también tenemos que saber dónde estamos parados, en qué empresa estamos trabajando. Un punteo previo para el reconocimiento de la empresa puede ser el siguiente:

* Sector al que pertenece la empresa y su importancia en la economía del país.•

* Si sus capitales son nacionales o transnacionales, si es una matriz o filial•

* Quién son sus principales accionistas y quiénes componen el directorio o consejo • de administración.

* Cuál es la cantidad de trabajadores afiliados al sindicato.•

* Cuál es la estructura, el funcionamiento y proceso de trabajo, ya sea de • producción y/o servicios.

* Cómo es la cadena de producción (mapeo de la producción).•

* Dónde se encuentra emplazada geográficamente.•

* Cuáles son las relaciones de la empresa con otras empresas; las relaciones • políticas, económicas y sociales tanto de la empresa como de los dueños, directores y gerentes.

* Cuáles son sus estrategias de mercado.•

* Cuál es la situación económica, política y social del país y del mundo.•

* Cuál es el papel del Estado en la sociedad. Cuál es la política económica, salarial • y laboral del gobierno de turno.

* Cuáles son los indicadores económicos como IPC, costo de la vida, salario • real, etc.

* El papel de los partidos políticos y el sindicalismo de empresa.•

* Cómo funcionan los tribunales e inspecciones del trabajo.•

Una vez recogida y valorada la información se puede decidir qué formas de lucha va a seguir el sindicato. En la asamblea elaboramos un plan de lucha coherente con la correlación de fuerzas, es decir, cuánto poder tiene el patrón y en qué aspectos y cuánto poder tenemos los trabajadores. La huelga es una de las herramientas más radicales, así que el escenario en que ocurra será decisivo para el éxito o el fracaso del movimiento. Por ello se sugiere:

* Hay que tener claro cómo se va a sostener económicamente el conflicto.•

* Decidir si se van a realizar acciones de protesta como toma de puertas, calles, • ministerios, entre otras. Hay que ser creativo e innovar en las formas de lucha.

* Diseñar un panfleto o lo que sea para la difusión del conflicto en la empresa • misma, en otros sindicatos, en otras organizaciones sociales, en la sociedad.

* Hay que prepararse legalmente por si se da el caso de que existan enfrentamientos • con pacos y detenidos.

* Debe analizarse hasta dónde el sindicato está dispuesto a ceder.•

Desde el momento que la asamblea decide ir a huelga, el sindicato tiene que mostrarse unido frente al patrón en todas sus acciones. Todos aperrando en la misma es una demostración de fuerza importante, aunque existan diferencias de opinión al interior del sindicato. La mayoría de la asamblea debe ser respetada.
Las acciones unánimes del sindicato en huelga deben buscar la participación de todos los trabajadores en la defensa de sus demandas. El espíritu de lucha tiene que ir para arriba en cada una de las etapas de lucha.
Se aconseja crear un comité de huelga que esté integrado por los compañeros más activos y probados en la lucha. Deberán planificar actividades que favorezcan la participación de todos los trabajadores y enciendan el ánimo. Es pega de todos prender el conflicto.

Algunas acciones a realizar son:
• Tenemos que inventar un programa de prensa y propaganda. Algunos compañeros se encargarán de preparar volantes, carteles, boletines de prensa, un diario mural, correos electrónicos, rayados, panfletos, etc., para la difusión del movimiento en el sindicato, en otras organizaciones y en la sociedad. Estas acciones traen apoyo y solidaridad de otros sindicatos o sectores sociales y nos dan un mayor sentido de unidad en el interior del sindicato.
Las comunicaciones debemos trabajarlas siempre, pero aún más durante el conflicto. La empresa invierte mucha plata en folletos, en vender su pomada y mandar revistitas a la casa de los trabajadores. Los sindicatos tienen que tener sus propias formas de comunicación para informar de los logros del sindicato, para hacer saber en qué están. Los pensamientos de la asamblea tienen que tener un medio de expresión. Si no hay plata para hacer un boletín propio podemos juntarnos con otros sindicatos para hacer un medio colectivo. También podemos mantener diarios murales y aprender a elaborar nuestros propios comunicados.
• Establecer relaciones y alianzas. Un grupo de compañeros tiene que encargarse • de cultivar y mantener relaciones y alianzas con otros sindicatos y organizaciones sociales. Las relaciones y alianzas son siempre importantes, antes, durante y después de la huelga. Pero durante el conflicto el respaldo puede fortalecer el movimiento, motivar a otros sindicatos y se genera una red de protección social fundamental para defender la legitimidad del instrumento huelga y de las demandas planteadas por los trabajadores. Tenemos que involucrar a la comunidad.
• Dedicar tiempo a la formación sindical. Durante el movimiento se puede • aprovechar para realizar foros, charlas, debates, etc., que sirvan para la preparación sindical de las y los trabajadores. La formación teórica y práctica fortalece la organización sindical y sus acciones.
• Responsable de finanzas. Debe haber un compañero o varios que se encarguen • del tema de las platas. Tienen que administrar los fondos disponibles. La idea es sostener económicamente el movimiento para que no se caiga por no tener ni uno.
Una tradición olvidada por mucho tiempo, pero que ahora se está retomando es mantener siempre un fondo de resistencia. Generalmente los sindicatos se gastan toda la plata que reciben de los socios en diversas actividades. Error, porque hay ahorrar para cuando le hagamos un gallito al patrón y no estar tan en pelota. Hay sindicatos que han llegado al conflicto con sus cuantos millones destinados a la resistencia en la huelga. Así los trabajadores pueden pelear y resistir más dignamente las presiones de la patronal y no estar desesperados por la plata y que se descuelguen de la huelga porque hay que llevar dinero a la casa. Del aporte voluntario de los socios al sindicato se tiene que guardar una parte para financiar los momentos de lucha más dura.
Como la cuota sindical puede ser muy baja, muchos sindicatos tienen grupos folclóricos que salen a cantar, hacen completadas, organizan bingos, realizan actividades con las juntas de vecinos, etc. y en eso también involucran a las comunidades. Hay que ser creativos en esto. Es recomendable, entonces, que sea aprobada por la asamblea la creación de un fondo de resistencia que sirva de colchón y no quedarse sólo con la cucha.
Alimentación• . Con un fondo de resistencia se para mejor la olla en la huelga y en la casa. Pero si no hay plata, la cucha es una salida. Algunos compañeros pedirán dinero o conseguirán donaciones en alimentos. También hay que hacer la comida y mantener limpios los utensilios.
Guardias• . Debemos diseñar un plan de turnos con responsables claramente definidos. Hay que tener gente de turno en las noches, guardias en las puertas y que nadie se haga el leso, porque entre todos tenemos que cuidarnos y defender la huelga. Los compañeros de guardia deben cumplir un horario, hay que llevar una lista de asistencia y todo debe estar bajo supervisión. También hay que armar grupos de choque para enfrentar a los pacos, los patrones o los rompe huelgas.
Comisión legal• : Alguien debe preocuparse de los compañeros que caen presos si es que esta situación se produce. Desde antes tenemos que contar con asistencia jurídica por si se requiere y con dinero por si hay que pagar algo.

3. Lo que hay que tener en cuenta para asegurar el éxito de la huelga
Los preparativos de una huelga se dan en tres momentos estrechamente ligados:
• Antes de la huelga•
• Durante la huelga•
• Después de la huelga•

Antes de la huelga se realizan todas las acciones para lograr un acuerdo con el patrón y así evitar el conflicto. Pero como generalmente no se consigue nada gratis, hay que iniciar el plan de acción de la huelga.
Las acciones para preparar la huelga tienen mucha importancia porque el trabajador aprende en la práctica a pelear por sus derechos. Tienen un valor formativo, ya que en el camino los trabajadores van desarrollando su conciencia, se comprometen con su clase, crecen políticamente y se dignifican. Los momentos más intensos de lucha son una gran escuela que nos permite ampliar la conciencia, tanto al interior del sindicato como fuera de este, de que las demandas son justas y posibles.
Es recomendable que desde antes de la huelga se trabajen lazos de solidaridad con otros sindicatos, federaciones, organizaciones sociales y con la comunidad. Se pueden tejer lazos locales, nacionales e internacionales que ayudan a fortalecer el futuro accionar. Tenemos que recordar que lo que nos pasa a nosotros, también le pasa a los demás. La fraternidad le hace bien a todos.
Asegurar el contacto permanente de la asamblea con los dirigentes y viceversa es fundamental para comunicarse, coordinar y decidir. Cada quien en la suya no sirve, así que tenemos que encontrar una manera para que la asamblea funcione.
Contactar a los medios de comunicación para difundir las demandas y acciones de lucha (televisión, radios, periódicos, revistas, sitios en Internet, diarios murales, panfletos, etc.). Organizar la comunicación interna por medio de reuniones, asambleas, diarios murales, volantes, correos electrónicos, celulares, etc.
Debemos entregar por escrito al patrón las demandas y soluciones exigidas.
Toda demanda o negociación debería ir acompañada de movilización: mítines, minutos de brazos caídos, toma de puertas, etc. La asamblea es la que decide para donde va la micro. Los dirigentes que toman decisiones solos y no le informan a la asamblea debilitan la organización.
Durante la huelga: al hacerse efectiva tenemos que ponerle el hombro a todas las comisiones, unirnos más, levantar la mística, etc. y estar muy atentos porque cuando el patrón siente que le tocan el bolsillo se pone más peligroso que mono con navaja.
Hay que discutir todos los días en la asamblea cómo va la cosa, evaluar hasta donde vamos a llegar y cuándo ceder para levantar el conflicto.
Después de la huelga: Si la huelga fue bien preparada y el sindicato cuenta con la fuerza necesaria, la negociación viene y tenemos que saber cuándo terminar el movimiento. No hay regla escrita, porque cada empresa es diferente, pero tenemos que tener claro que el objetivo no es mantenerse en conflicto, sino lograr las demandas. La huelga termina cuando se logran las demandas o cuando se llega a acuerdo entre sindicato y patrón.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: